NUESTRO MEJOR FRANCOTIRADOR

 NUESTRO MEJOR FRANCOTIRADOR

El ingobernable Jaime Bayly y su propio estilo periodístico. Amante de las letras, incisivo y agudo entrevistador, desaforado y camaleónico personaje, monstruo de la televisión peruana y mundial ¿Quién es Jaime Bayly?

La televisión peruana ha alumbrado distintos personajes a lo largo de su historia –para bien o para mal-, unos extravagantes y otros más carismáticos, lo cierto es que la pantalla chica peruana trata de reinventarse cada cierto tiempo. De lo que podemos concordar con la gran mayoría de peruanos, es que en raras ocasiones aparece un personaje de la talla de Jaime Bayly.

Tercero de 10 hermanos, Jaime fue un niño bastante mimado por su madre Doris Letts, algo que contrastaba con la figura rigurosa de su padre. Precisamente la hostilidad que mantenía con su padre durante su adolescencia, fue el motivo para mudarse con sus abuelos maternos y empujarlo al mundo periodístico. Irónicamente su madre creyó que consiguiéndole trabajo en un diario peruano (La Prensa) sería la mejor manera de encarrillar la díscola vida de su joven hijo.

Con apenas 15 años, Bayly se sumergió en el apasionante mundo del periodismo, empezó como reportero y redactor en distintas secciones del recordado diario, donde compartiría labores con figuras como Federico Salazar, a quien, el mismo llama su maestro y mentor. No pasó mucho para que su talento y destreza fueran tomadas en cuenta por Panamericana Televisión.

“El niño terrible” fue apodado en sus inicios en Panamericana TV, una joven promesa del periodismo demostraba su capacidad analítica como panelista del extinto dominical Pulso, esas cortas, pero eficaces apariciones le valieron un espacio en el canal, un joven talentoso de 18 años se convertía en la figura televisiva del periodismo más destacada de la época.

EL IRREVERENTE

¿Se puede mantener la formalidad y compostura que el periodismo político exige y a la vez ser un irreverente personaje? Jaime demostró que sí, mientras se afianzaba en la televisión, entrevistó de manera excelente a destacadas figuras políticas como el escritor y en ese entonces candidato presidencial Mario Vargas Llosa, hasta personajes de la farándula ochentera.

Precisamente ese carisma lo llevó a otra faceta en su vida pública televisiva, Jaime tenía nuevo programa: “Qué hay de nuevo – con Jaime Bayly” fue el programa donde conocimos al actitud más desvergonzada y divertida del también escritor. Bailarinas, vedettes, músicos internacionales y lo más variado de la farándula fueron los ingredientes perfectos para un programa de las 11 de la noche. El conductor pícaro y desfachatado era la mejor opción para escapar de un convulsionado y caótico país. La diversión adoptaba un nuevo sinónimo:  Jaime Bayly.

SU MEJOR ENTREVISTA

Hace poco Bayly recordó las dos entrevistas con el fenecido ex presidente Alan García Pérez y las calificó como las más memorables, en buena parte por lo que significaron en su vida. Jaime vivió en carne propia el exilio del que irónicamente también fue víctima el ex mandatario, una pregunta que García calificó de irrespetuosa (¿Alguna vez se sometió a algún tratamiento psiquiátrico?) fue el detonante para el destierro del novel periodista. Años más tarde y con García en una nueva campaña electoral, “el francotirador” Bayly de entonces limó asperezas en una nueva entrevista televisada.

EL ESCRITOR

Dicen que Jaime es el escritor que nadie pidió, que su prosa y sus novelas abordan temáticas irrelevantes, lo cierto es que sus libros siempre fueron un éxito. Desde que se lanzara su primera novela “No se lo digas a nadie” no ha parado de escribir novelas una más autobiográfica que la otra. Su actual pareja, Silvia Nuñez también comparte el amor por las letras, algo que al exitoso hombre de tv lo llena de satisfacción.

Amado y odiado, así es el Jaime, el muchacho perturbado por sus dudas interiores, el afamado escrito, el agudo entrevistador, el brillante analista político, el díscolo hijo de una conservadora madre ¿Con cuál se queda usted?

Jeison Rosas

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *